Riga: Qué cosas ver y hacer

riga-que-ver

A orillas del mar Báltico y atravesada por el río Daugava, nos encontramos con la capital de Letonia, Riga. Ésta es la capital Báltica más grande, pese a que en realidad es una ciudad pequeña y tranquila. Se caracteriza por sus edificios de estilo art nouveau y su casco histórico, declarado Patrimonio de la humanidad en 1997, le dan un contraste y una belleza única.

Riga es una ciudad fascinante con mucha historia y mucho para ver. Un lugar ideal para recorrer, explorar y conocer sus calles en detalle. Existen lugares no puedes dejar de visitar y las cosas que debes hacer en tu paso por esta ciudad.

Centro histórico

Comenzamos nuestro recorrido por Riga con una caminata por su centro histórico. En sus calles adoquinadas se encuentran algunos de los mayores atractivos de la ciudad, edificios coloridos de un valor histórico y arquitectónico incalculable. Muchos de ellos, actualmente, funcionan como comercios y lugares gastronómicos.

Plaza del ayuntamiento

Dentro de Vecriga, es decir el centro histórico, nos encontramos con la plaza más famosas de Riga, icono de sus postales y fotos. En esta plaza adoquinada, podemos apreciar edificios de un color y estilo únicos. 

Desde esta plaza podemos ver El museo de ocupación de Letonia, La Estatua de los Músicos de Bremen, La Iglesia Luterana de San Pedro y el edificio más emblemático de la ciudad: la Casa de los Cabezas Negras que merece un párrafo aparte.

Casa de los Cabezas Negras

Construida en 1334 como un lugar de reuniones y fiestas públicas de la ciudad, debe su nombre a un grupo de comerciantes alemanes solteros conocidos como la Hermandad de los Cabezas Negras que la ocuparon durante el siglo XVII.

Entre el s. XV y el s. s. XIX se realizaron modificaciones y se agregaron las ornamentaciones conocidas. En junio de 1941 en plena guerra, un bombardeo alemán destrozó el lugar y recientemente en 1999 fue reconstruido de manera exacta y está actualmente constituida como oficina de turismo y museo.

Monumento de La Libertad

Construido en 1935 en honor a los soldados caídos durante la Guerra de Independencia de Letonia de 1918, este monumento es una visita obligada de Riga. Con sus 42 metros de alto es todo un emblema para los habitantes de la ciudad y aquí es donde se celebran los actos públicos más importantes de la ciudad.

Apenas a 350 metros puedes visitar también, la Iglesia ortodoxa construida en 1884. Un ícono de la arquitectura dominante durante el imperio ruso.

Catedral de Riga

Construida originalmente en el siglo XII, y modificada a finales del s. XV, esta iglesia es un ícono histórico de la ciudad. Aquí no solo se celebran misas, sino que, por su increíble acústica, también se da lugar a recitales de música. 

Esta Catedral incluso llegó a tener el órgano más grande de Europa hasta su incendio en 1547. Su apariencia actual fue lograda en las restauraciones de 1914. Si bien su interior no es de lo más llamativo, cuenta con una exposición de arte y objetos históricos de la ciudad.

Aprovecha la visita para disfrutar de la Plaza de la Catedral, la más grande la ciudad y corazón de la misma, ya que diversas actividades se concentran aquí.

Mercado Central

Construido en 1930, aprovechando el uso de viejos hangares de zeppelin, nos encontramos con uno de los mercados más grande de Europa, recorriendo sus cinco pabellones encontrarás desde puestos de comida de todo tipo, hasta ropa y artículos electrónicos. 

Los Tres Hermanos

Una de las visitas obligadas en Riga es esta curiosidad en pleno casco antiguo. Estas tres casas reciben su nombre debido a que, si bien en su exterior parecen casa separadas, por dentro, están completamente unidas pese a haber sido construidas con casi 200 años de diferencia una de otra. Es el conjunto de viviendas más antiguo de Riga y, según se dice, fueron construidos por distintas generaciones de una misma familia.

Edificios Art Noveau

Construidos entre 1904 y 1914, una época en la que Riga era una de las ciudades más prósperas del Imperio Ruso, estos edificios son una marca de la ciudad y se encuentran esparcidos por todo su casco histórico, ya que uno de cada 3 edificios pertenecen a este estilo.

Parque Bastejkalns

Separando el casco antiguo de la zona comercial, nos encontramos con este bellísimo parque en pleno centro de la ciudad. Un espacio verde lleno de árboles y repleto de bancos para pasar un buen rato en contacto con la naturaleza. Su característica principal es que está atravesado por un canal en el cual podrás realizar excursiones en barco o incluso hacer un paseo en kayak.