Lo mejor de Rumanía: que visitar

Ubicado en el sureste de Europa, Rumanía, es un país de mucha historia. Un tanto desconocida hasta hace unos años, pero que poco a poco ha ido ganando popularidad y que, hoy en día, cada vez más viajeros de todo el mundo deciden visitar y conocer. En esta tierra de contrastes, es posible descubrir desde ciudades cosmopolitas, hasta pueblos rurales detenidos en el tiempo, sin olvidar sus castillos medievales de fama mundial e increíbles parajes naturales.

En este itinerario, te contaremos cuales son los lugares imprescindibles a visitar en la tierra de los bosques de Transilvania, tierra que para muchos saltó a la fama gracias a Drácula y su leyenda.

Bucarest

Esta es tanto la capital como la puerta de entrada a Rumanía. También ha sido conocida como “la París del este” donde la arquitectura clásica se combina con el legado de la URSS, mientras que los espacios verdes son una constante en toda la ciudad. Entre sus principales sitios de interés, destacan los siguientes.

Palacio del Parlamento

La “Casa del pueblo”, es un legado de la época comunista y es el edificio gubernamental más grande de Europa y el segundo más grande del mundo, detrás del Pentágono.

Centro histórico

Probablemente, el lugar más bonito de Bucarest, donde podrás disfrutar de la Avenida Soseaua Kiseleff, zonas de majestuosos edificios y templos como el Monasterio Stavropoleos. Además, otra de sus zonas a conocer son los espacios naturales, como el Parque Herastrau o el Jardín Cimisgiu

Museos

Si te interesa la historia y el arte, en tu paso por Bucarest podrás disfrutar del Museo Satului y el Museo Nacional de Arte de Rumanía, ubicado en el Palacio Real. En ambos, es posible realizar visitas guiadas que permitan aprovechar más el tiempo.

Brasov

A menos de 3 horas de Bucarest, se encuentra la ciudad turística por excelencia y probablemente la más bonita de Rumanía. Esta es tu visita obligada. Brasov parece haberse detenido en el tiempo; su casco medieval, parece de fábula con cientos de casitas pintadas de diferentes colores, insertadas en frondosos bosques. No hay turista que no se enamore de este lugar. 

En sus calles, se presentan edificios de corte medieval, neoclásico y barroco. La plaza del mercado o Plaza Sfatului es el punto neurálgico de la ciudad y allí se encuentra la Iglesia Negra, un edificio de estilo gótico y que es la más grande de todo Transilvania. 

Castillo de Bran

Es todo un símbolo de Rumanía y por ello, uno de los puntos de mayor interés turístico. Pocos lugares son tan icónicos y cargan con tanta leyenda como este impresionante castillo, construido en el año 1377. En él, según cuentan, había residido Vlad Tepes, el verdadero Drácula, aunque no hay mayores evidencias al respecto. Sin embargo, la leyenda en torno a este personaje inspiró a Bran Stoker para escribir la archiconocida historia del Conde Drácula.

El imponente Castillo, con sus torres y almenas, está rodeado de bosques y por el clima suele presentar grandes bancos de niebla, lo que aumenta su aire siniestro. Sin embargo su interior resulta todo lo contrario y es prácticamente un museo. Se encuentra abierto al público y suele ser una visita para pasar el día.

Senderismo en los Cárpatos

Antes de marcharse del país, es necesario dedicar unos días para recorrer esta reserva natural. Nombrar un lugar específico resultaría muy complicado, pues hay más de 500 kilómetros de senderos para recorrer.

Desde pueblos anclados en el pasado, como Zărnești, hasta lagos y glaciares, pasando por bosques y montañas. Lo único que tienes que hacer es conseguir una cabaña cercana, olvidar el coche y recorrer a pie y cámara en mano este fantástico lugar.

Maramures

Llegar hasta aquí es hacer un viaje en el tiempo. Esta región al norte de Rumanía, nos transporta 200 o 300 años al pasado. Aquí podremos ver granjas con campesinos vestidos como en el siglo XVII e increíbles iglesias de madera con enormes tejados en forma de aguja. Ocho de ellas son consideradas Patrimonio de la humanidad por la Unesco y cuentan con pinturas y frescos que datan del siglo XIV.

Maramures es el lugar más tradicional de Rumanía. Aquí, sobrevive la última cultura campesina de Europa, es un lugar de cuentos lleno de folklore medieval. Incluso su cementerio es un lugar pintoresco para conocer, con sus lápidas de madera coloridas que cuentan historias del lugar.

Estuario y Delta del Danubio

Tras recorrer más de 2.800 kilómetros a través de Europa, el Danubio encuentra su fin en Rumanía, donde se une al Mar Negro. Pero antes de hacerlo, crea unos humedales que constituyen la Reserva de la Biosfera Transfronteriza del Delta del Danubio, donde se albergan miles de especies de plantas y cientos de especies de aves y peces. 
Desde la localidad de Tulcea, donde el río se divide en tres brazos, se pueden hacer excursiones en barco que recorren todo el Delta y desde donde podrás apreciar increíbles atardeceres y disfrutar un momento de paz rodeado de naturaleza. El lugar ideal para terminar nuestro recorrido por Rumanía.