Imagen de cabecera aleatoria... ¡Pulsa F5 si quieres ver otra!

Abierto por vacaciones: ciao London, hi USA

Desde abril de 2012 he vivido y trabajado en Londres. Y así seguirá siendo por algunos años más, si no me enamoro en algún rincón recóndito o recibo una oferta irrechazable en algunos de los múltiples países en los que me gustaría vivir. Londres me encanta, y a sus múltiples atractivos para vivir se le suma el importante requisito de tener una inacabable cantera de trabajos como programador que me permite ser selectivo, garantizándome seguridad económica y realización profesional. El último año y medio en la BBC ha sido la etapa profesionalmente más productiva de mi vida, con diferencia.

¿Por qué me voy, pues? Para viajar, en resumidas cuentas. Me encuentro en Conil, descansando una semanita antes de irme a USA durante los próximos tres meses. Pasaré una semana en Chicago con algunos de mis mejores amigos, una semana en Las Vegas con otros (durante la cual asistiré a DefCon por primera vez). Luego me quedarán dos meses y medio durante los cuales planeo recorrer toda la costa oeste de norte a sur, desde Vancouver hasta San Diego San Diego hasta Vancouver. Viajaré compartiendo coche unas veces, haciendo autoestop otras, e incluso alquilando coche y moto si veo algo interesante. Buscaré alojamiento en CouchSurfing a ratos, con amigos en un par de ciudades, y también a través de AirBnb (en San Francisco, durante la JavaOne).

Estaré de vuelta en Londres el 25 de octubre, dispuesto a seguir trabajando y disfrutando de ese universo que es la capital británica. Hasta entonces, espero escribir bastante más en este blog de lo que lo he hecho en los últimos años.

julio 23, 2014   299 comentarios

Chicago

Mattie es una persona muy especial en mi vida. La conocí el año pasado, en Sevilla, en mi primera quedada con un chico norteamericano con el que una organización estudiantil me había puesto en contacto para practicar inglés. Es una persona que conjuga varios factores, muchos, que me congratula encontrar en el prójimo. Es difícil mantener latente una estrecha amistad a tantos kilómetros de distancia, pero (no sé muy bien cómo) lo hemos conseguido. Se volcó (junto a su familia) con mi visita de una forma increíble, superando mis previsiones más optimistas. Muchísimas gracias, a ti y a tu maravillosa familia.

DSC09741 por mattie.armstrong1

Estuvimos tres días en Chicago, en los que me dio tiempo a probar múltiples hamburguesas extrañas: o eran vegetales, o venían acompañadas de ajos casi tan grandes como las propias hamburguesas.

DSC09732 por mattie.armstrong1

Disfruté de la magnífica cerveza local, 312, así como algunas otras elaboradas en el mismo restaurante que la anterior, Goose Island.

DSC09733 por mattie.armstrong1

Fuimos a tomar el mejor brunch de la ciudad y a ver un partido de béisbol en el estadio más antiguo de todo EEUU (con equipo en las grandes ligas).

DSC09727 por mattie.armstrong1

DSC09724 por mattie.armstrong1

Paseamos por Navy Pier, bordeando el lago Michigan. Casi nos perdemos por Millenium Park, donde fuimos conquistados por la belleza y originalidad de una inmensa judía.

DSC09691 por mattie.armstrong1

DSC09681 por mattie.armstrong1

Condujimos arriba y abajo por Lake Shore drive, quedando maravillados por la majestuosidad del estadio Soldier Field y por la ingente cantidad de personas haciendo deporte. Cenamos con Allie, una de las hermanas de Mattie, que vive en Chicago. Fuimos a tomar unas cervezas y pegarnos un bailoteo a un bar en la frontera de Boystown, después de conversar un rato y tomar una copa en el apartamento de un amigo, con unas vistas nocturnas impresionantes del skyline de la tercera ciudad más grande de Estados Unidos.

DSC09764 por mattie.armstrong1

Compré un vaso de chupitos en el Hard Rock a petición de un amigo panameño, y mi primer par de pantalones y zapatos en un par de años. Alucinamos con los bajos precios de las tiendas Apple y Nike en la milla magnífica de la avenida Michigan. Mattie me obligó a ver los dos primeros episodios de Prison Break. Me sobrepuse a mi alergia a los gatos, gracias en parte a chutes de Benadryl. Tomamos chupitos de tequila. Condujimos con y sin gps. Nos perdimos. Nos encontramos. Montamos varias (muchas) veces en el metro de Chicago, que es externo y se conoce como “El”, por elevated. Anduvimos muchísimo, hasta que nos dolieron los pies.

DSC09742 por mattie.armstrong1

Y, cómo no, subimos a la Torre Sears, un edificio más alto que las Petronas o las desaparecidas Torres Gemelas, siendo actualmente el más alto de EEUU y el cuarto más alto del mundo.

DSC09755 por mattie.armstrong1

DSC09749 por mattie.armstrong1

Resumiendo, y a falta de recibir algunas de las fotos que hizo Mattie (en la siguiente parada del viaje me compré una magnífica cámara de fotos), disfrutamos de tres días maravillosos en una ciudad que me sorprendió muy positivamente. Una ciudad que me pareció fantástica para vivir, a pesar de ser muy grande.

DSC09736 por mattie.armstrong1

Por último, y como se hizo normal a la postre en todo nuestro periplo norteamericano, casi perdemos el tren que nos había de llevar a nuestro siguiente destino, Champaign.

junio 16, 2009   11 comentarios

Adiós Panamá, hola USA

Recuerdo que fue día de trabajo, adornado con una cena rápida con algunos compañeros, alguna cervecita que otra y una llamada a un taxi desde el hotel. Recuerdo haber ayudado al taxista a montar las maletas, ya que alguna era casi más grande que él. Recuerdo que tiró por un camino mucho más largo y en malas condiciones por no pagar 2,65 $ de peajes. Y luego cobra 25 $ por la carrera al aeropuerto. Todos lo hacen. Recuerdo que tenía tiempo de sobra, no voy a un aeropuerto apurando si puedo evitarlo. Recuerdo que facturé y me sorprendí muchísimo, pues no había leído las condiciones del vuelo, y desconocía que Spiritair cobra por maleta facturada. Menuda sorpresa. También desconocía que cuando viajas a USA tienes que dar una dirección en la que vayas a estar localizable. Aunque sólo sea un día. O inventártela. Finalmente, tras este par de imprevistos, pude facturar y entrar en la zona de embarque.

Música, lectura y el tetris del iPhone…

<a href="http://youtube.com/watch?v=wod3HPt-cZs"">http://youtube.com/watch?v=wod3HPt-cZs"</a>

…hicieron que la espera fuera agradable.

Tenía vuelo a Miami, y desde allí a Chicago. Desde la llegada a Miami hasta la salida del vuelo a Chicago sólo tendría una hora y media, pero al salir el vuelo desde Panamá con media hora de retraso, ya me di cuenta de que pillar el vuelo a Chicago iba a ser difícil. Y lo fue, vaya si lo fue. De hecho, lo hubiera perdido de no ser por la vecina del quinto. La vecina del quinto es esa mujer madura, la madre de tu primer amor, o de tu compañero del equipo de fútbol, que trabaja con ternura y pasión por lo que hace. No te das cuenta de que está, hasta que tienes un problema y ella se da cuenta. Se te acerca con un walkie-talkie en la mano y te pregunta qué te pasa, al verte dar vueltas desesperado en la cola de la aduana para entrar en Estados Unidos. Se lo conté, me dijo “follow me” y empezó a hablar por el aparato a toda prisa. Yo sólo acerté a escuchar “Chicago” y “wait” un par de veces. Lo que pasó a continuación es difícil de explicar, lo que sé es que en todas y cada una de las colas y trámites posteriores no tuve que esperar nada, todo el mundo esperaba al chico de la camiseta naranja. Poner las huellas, hacerme la foto, recoger mi equipaje, pasar el control de drogas, el de la gripe porcina, facturar de nuevo hacia Chicago (esta vez sin pagar, a pesar de ser la misma compañía, ¿será que iba corriendo y ni me enteré?, bueno, el equipaje llegó), embarcar, entrar en el avión y escuchar cómo justo detrás de mi la puerta se cerraba… todo fueron ocho minutos como mucho.

Me arrepentiría de haber cogido ese vuelo, al menos durante la duración del mismo. Fueron cerca de cuatro horas, de las cuales una, no exagero, una hora con todos sus minutos, tuvimos turbulencias bastante severas, me atrevería a afirmar. Lo pasé francamente mal.

Pero como todo en esta vida, cesaron mis sufrimientos cuando al llegar a Chicago, tras salir del pajarraco metálico e incluso antes de recoger mi equipaje, me reencontré con Mattie.

junio 13, 2009   6 comentarios

The Bean – Chicago

Impresionante…

<a href="http://youtube.com/watch?v=ll303t16HOE"">http://youtube.com/watch?v=ll303t16HOE"</a>

mayo 30, 2009   7 comentarios

USA

Agenda de viaje a Estados Unidos:

Jueves 28 de mayo: Panamá – Chicago. Allí estaré hasta el 1 de junio.

Lunes 1 de junio: Chicago – Washington DC. Allí estaré hasta el 3 de junio.

Miércoles 3 de junio: Washington DC – Nueva York. Allí estaré hasta el 7 de junio.

Domingo 7 de junio: Nueva York – Madrid. Allí estaré… Dios dirá.

Si escribo este post no es porque espere que ninguno de vosotros vaya a un aeropuerto a recogerme, sino porque me consta que muchos habéis visitado esos lugares, y me gustaría que dejárais un comentario con alguna pista sobre ellos. A ser posible, comentadme algo que deba ver o hacer y que no forme parte de lo típico. Por favor.

mayo 5, 2009   16 comentarios