Imagen de cabecera aleatoria... °Pulsa F5 si quieres ver otra!

Cosas que aprendí entrenando para un maratón que no correré

Vaya por delante que la decisión de no correr el maratón de Londres 2013, para el que había conseguido dorsal, la acabo de tomar hace quince minutos y no tiene vuelta atrás.

Conseguí un dorsal por medio de la ONG Cancer Research UK, pero después de entrenar varios meses y llegar a pensar que podría terminarla, no me queda mas remedio que aceptar que a día de hoy la idea de que el 21 de abril pueda correr 42 km es una quimera. Mi rodilla izquierda ha dicho basta.

Han sido meses de entrenamiento en los que baje peso, aunque no todo el que hubiera debido. En el que acumule km, probablemente los que debía para las fases en las que me encontraba de preparación. Llegue a correr 17 km en una de las tiradas largas de los sábados. En resumen, todo marchaba como debía  Pero, como dijo el torero, cuando no puede ser no puede ser, y ademas, es imposible.

La ilusi√≥n que me hac√≠a correr este marat√≥n es dif√≠cil de explicar con palabras, por motivos que no vienen al caso. Me ahorrar√©¬†el intento. Pero si voy a dejar reflejadas aqu√≠ varias ideas que se me han impreso bien claras en estos meses, y que aunque no tengo la autoridad moral de llamarlas lecciones (no la tendr√© hasta que no corra un marat√≥n) me atrevo a pensar que os pueden resultar √ļtiles.

– Si te aburres cuando corres es porque no sabes estar contigo mismo, porque te aburres a ti mismo, porque no tienes capacidad de sufrirte. Aprender a sufrir es imprescindible. Aprender a buscar el sufrimiento sin miedo, uno de los mayores regalos.

– Tus m√ļsculos pueden mucho mas de lo que crees. Si no pueden hoy, descansa dos d√≠as e int√©ntalo al tercero. Te sorprender√°s.

РNo salgas a correr mas de tres o cuatro días por semana, tu cuerpo necesita tiempo para recuperar.

РNo salgas a correr menos de tres o cuatro días por semana, tu cuerpo necesita ejercitarse continuamente para poder exigirle cada vez un poco más.

РRespirar bien es la clave de todo. Sin ello no importa cuanta capacidad de sufrimiento o muscular tengas. Pararás antes de tiempo. Descubre como respiras, cuando corres y cuando no.

РFíjate un objetivo de km, pero un objetivo real. Habla con gente que sepa, que haya corrido maratones antes, lee, planifica. Y cumple.

РSi sales a correr y no vas bien, ve más lento, pero no pares.

РSi sales a correr y vas muy mal, para. Dos días, y sal de nuevo al tercero.

РNo hay sensación igual que la mezcla de satisfacción psicológica y física que sientes cuando sintonizas cuerpo y mente en reposo tras la ducha posterior a una salida larga.

РQuita obstáculos que te impidan cumplir con tus entrenamientos. Al principio, parecerá mucho sacrificio. pero progresivamente te irá costando menos trabajo. Con el tiempo, sacrificio te parecerá hacer algo que te haga perderte un entrenamiento.

– Para correr hay que aprender a sufrir. A estar luchando contigo mismo constantemente, repudiar lo limitado que eres, rebelarte, vencerte un poco m√°s cada vez, disfrutar de la victoria cuando llega y levantarte r√°pido en la derrota.

– Volver a empezar: salir otra vez, sufrir, luchar, repudiarte, rebelarte, vencerte, disfrutar o levantarte. Y volver a empezar…

February 16, 2013   7 comentarios