Imagen de cabecera aleatoria... ¡Pulsa F5 si quieres ver otra!

Sevilla FC: ¿Qué te está pasando?

[ AVISO: post futbolero y sevillista al 101%. Los lectores del blog que no estéis interesados en estos temas, cerrad ahora vuestros navegadores, me arriesgo a perderos como lectores ]

Escribo este post un viernes. Se publicará un domingo. El sábado jugamos contra el Madrid. Sabiendo lo que pasa cada vez que escribo mal de lo que rodea a mi equipo del alma, seguramente habremos ganado el partido. Cada vez que me da por rajar de alguien del club hacen un partidazo y ganan. Ojalá esta vez suceda algo así.

Dicen que anda dividido el sevillismo. Yo creo que es muy normal. No podría ser de otra manera. No me voy a explayar mucho, no tengo ni tiempo ni ganas, y además ya he hablado sobre el tema en diversas ocasiones.

Pero me gustaría hacer hincapié en dos aspectos:

Juande Ramos no es un traidor. No lo es. Es un profesional como la copa de un pino, y una persona como cualquier otra, con sus defectos y sus virtudes. Puede que una de sus principales virtudes no sea la fidelidad a cualquier precio. Pero no lo es, de tantos de nosotros… cuántos de los que se jactan de estar al pie del cañón hasta el fin del mundo no pierden su credibilidad (que se habían ganado a pulso con el sudor de su frente y su sevillismo sobradamente demostrado) a las primeras de cambio, defendiendo lo indefendible, no sé sabe a cambio de cuántos platos de lentejas. Si yo tuviera la fortuna de ser uno de los sevillistas que esté en el Sánchez Pizjuán el sábado en el partido contra el Madrid, me rompería las palmas de las manos aplaudiendo a Don Juan de la Cruz Ramos cuando pise el césped. Porque no soy rencoroso, porque olvido lo malo y recuerdo con especial deleite lo bueno que cualquier persona me deja. Este hombre me dejó tanto, y tan bueno. Que nadie nos convenza de lo contrario, el balance es muy positivo. Lo del Juandollar me parece un detalle anecdótico, pero me preocuparía que tuviera un apoyo mayoritario por parte de la afición, aunque sospecho que aflorarán billetitos de esos impresos de la nada, los lleve la gente o no impresos desde casa.

Manolo Jiménez no tiene nada de culpa de lo que está pasándole al Sevilla FC este año. Ni de lo bueno (ir tercero, que no es moco de pavo) ni de lo malo (jugar como un equipo pequeño y acomplejado). Él es un profesional, un currante, con sus límites. No hay que ser muy sagaz para saber dónde están. Sólo con escucharlo en una rueda de prensa se da uno cuenta de su forma de pensar y ver el fútbol. Sería un entrenador muy apropiado para un equipo pequeño, tipo Numancia. No entiendo cómo el señor Del Nido, con su discurso grandilocuente, puede comulgar con la enorme rueda de molino que Monchi le ha colado. Ellos tienen la culpa de la división en el sevillismo, bajo mi punto de vista. Porque tú puedes hacer una elección, y mantenerla, a pesar de ser equivocada. Pero no puedes pretender decirle a todo el mundo que es la mejor elección posible. El sevillismo no es ni conformista ni necio, nunca lo fue. Está siempre al pie del cañón, un cañón que apunta donde la soberanía de la afición (sí, señor Del Nido, la afición es soberana) lo dirige, y nadie (ni tan siquiera el consejo de administración del presidente más laureado de la historia del club) puede manejarlo a su antojo. Si hablamos de otras aficiones, eso es harina de otro costal.

Sólo quería compartir esto con el sevillista que pase por aquí preocupado. No es una situación grave, ni mucho menos. Otros la quisieran. Pero es una situación con problemas, quien afirme lo contrario, os miente y se miente a si mismo.

Y sí, ellos, Monchi y Del Nido, tienen la culpa, pues son los máximos responsables del club y la gestión deportiva del mismo, que a fin de cuentas es lo que nos importa. El resto, que les sigan dorando la píldora, les irá bien. En cualquier caso, así como ahora son los responsables del tremendo empobrecimiento deportivo de la institución (ir tercero es anecdótico, al tiempo), antes lo fueron de los tremendos éxitos del equipo, de eso no me cabe ninguna duda. Y desde aquí se lo agradezco a ambos. A ver si recuperan ustedes la clarividencia, supongo que debe ser muy fácil perderla rodeado de tanto palmero.

abril 26, 2009   9 comentarios