Imagen de cabecera aleatoria... ¡Pulsa F5 si quieres ver otra!

Las recetas de Villú: Champiñones al ajillo

¿Qué necesitaremos?:

Una bandeja de champiñones blancos crudos, frescos. En el Mercadona o cualquier otro supermercado los tienes por unos 2.60 €/kg.

Cuatro o cinco dientes de ajo.

Cebolla deshidratada (según mi madre se compra en cualquier herboristería o semillería, por el módico precio de 1 €/paquete grande).

Sal y pimienta molida.

Aceite de oliva virgen extra (no escatimar aquí, nunca).

Modo de preparación:

Comenzamos quitándoles las puntas a los champiñones, esto es, cortando la mitad inferior de sus rabitos, que normalmente vienen con tierra. El otro medio rabo superior se queda pegado al champiñón.

Lavamos los champiñones, los pelamos (aunque parezca mentira, tienen una fina capa que se les puede quitar si se tiene paciencia y ganas, este paso es opcional), y se cortan en láminas finitas.

Freímos los dientes de ajo, previamente cortaditos en láminas de forma cuidadosa pero no obsesiva, ¿eh?, no os vayáis a quedar atrapados cortando el ajito, que esas cosas pasan, si no buscad en Youtube Arguiñano, ya veréis (en serio, el vídeo tenéis que verlo cuando terminéis de leer el post y de darle las gracias a mi señora madre en forma de comentario). Con una cuarta parte de un vaso de aceite de oliva se fríe de arte.

Agregamos rápido los champiñones, como diez segundos después.

A continuación se agrega la cebolla deshidratada, más o menos dos puñaditos que cojas con el índice y el pulgar.

Se va rehogando todo, removiendo mientras se fríe durante tres minutos con el fuego a tope. Al término de los tres minutillos, cuando los veáis ya con buen color, se apaga el fuego y se tapa la sartén, no tocándose nada hasta que se coma (cuanto antes mejor, como siempre en estos casos).

A gusto del consumidor, agréguese sal y pimienta molida (desde nada a tomar sal y pimienta molida con champiñones).

Bonus:

Si te han sobrado champiñones, cruditos, lavaditos y peladitos a láminas, prepáralos en forma de ensalada con la lechuguita, el tomate, y el clásico aliño con aceitito, vinagre (de Módena o de tu pueblo) y sal.

¡A mover todo el mundo el bigote!

noviembre 27, 2008   5 comentarios