Imagen de cabecera aleatoria... Pulsa F5 si quieres ver otra!

Odisea en Transnistria (primera parte…)


Con este post comienza una serie escrita por mi compañero de piso y beca, Óscar Abad. En ellos, relata el viaje que emprendió junto con Adrián y Sergio a la república de Transnistria. No, no la busquen en los mapas. Aunque no tomé parte en aquel viaje, estimando su alto valor emocional para los expedicionarios y la información de primera mano sobre un tema tan interesante, esta semana publicaré el documento íntegro. Bienvenidos a Transnistria…

INTRODUCCIÓN

Cada uno de los miembros de la comunidad becaria de Bucarest tenemos marcados en el mapa nuestros viajes imprescindibles. Hay quien sueña con su fin de semana en Budapest, hay quien suspira por irse de puente a Estambul…

El fin de semana de la Pascua Ortodoxa llegó el turno de mi viaje especial: la República de Moldavia. Esta pequeña y sorprendente ex República Soviética posee, entre sus muchos encantos, uno de los destinos turísticos más frikis del mundo. Me refiero a la República (rebelde) de Transnistria (también conocida como Transdniéster, Cisniéster, Pridnestrovia o inclusos como “Stinga Nistrului”).

La región de Transnistria es una estrecha franja de terreno al este de Moldavia, entre el río Nistru/Dniester y la frontera con Ucrania. Está poblada por apenas 550.000 habitantes, mayoritariamente de etnia rusa y ucraniana, con una minoría moldavo-rumana.

La República de Transnistria ha sido de facto independiente desde el 2 de septiembre de 1990, cuando declaró su independencia de Moldavia y, apoyada por contingentes de voluntarios rusos, ucranianos y cosacos, y por el 14º regimiento del Ejército Soviético, derrotó a las fuerzas moldavas en la guerra de Transnistria.

Transnistria es a día de hoy una pseudodemocracia comunista, en la que el pueblo elige directamente a sus representantes al Soviet Supremo y a su presidente Igor Smirnov (porque siempre gana el mismo). Un regimiento de tropas rusas (antiguo 14º regimiento soviético) mantiene el orden en las calles y guarda la frontera con Moldavia. La economía del país se sustenta en su industria pesada y, según las malas lenguas, en el contrabando de armas. Para más información, consultar la Wikipedia.

El viaje a la República de Moldavia duró desde la noche del viernes hasta el martes tarde. Un viaje numeroso en maravillas, una sucesión de terremotos íntimos, de rarezas galopantes, de experiencias inolvidables y de raciones servidas en plato pequeño del placer sutil de lo inesperado. Pero ahora me limitaré a narrar los curiosos sucesos del domingo 23 de abril de 2006, obviando viernes, sábado, lunes y martes, que son materia de otras historias que algún día saldrán a la luz.

CAMINO A TRANSNISTRIA

El domingo no demasiado temprano llegamos a la estación de autobúses de Chisinau rumbo a Tiraspol, ciudad misteriosa más allá de toda protección diplomática, ciudad prohibida, capital de la no reconocida República rebelde y mafiosa de Transnistria.

La estación de autobuses era gris, triste bajo la llovizna de Chisinau. “Trei bilete pentru Tiraspol” dije, y cuando los tuve en mis manos a cambio de 63 lei moldavos (poco más de 3 euros) crucé unas miradas de incredulidad con Adrián y Sergio, sabiendo que estábamos arriesgando nuestras vidas para alimentar una insana curiosidad.

 

 

Estación de autobuses de Chisinau

Nuestro autobús era en realidad un microbús (o maxitaxi, como se les llama por estas latitudes) totalmente lleno de gente, sin una sola plaza libre. El chófer, contrariado, cogió los billetes de mi mano y desapareció dentro del edificio de la estación. Un taxista que se aburría junto a los autobuses comenzó a cantar con siniestra monotonía “Tiraspol, Tiraspol, Tiraspol”. La horrible tonada fue como un golpe de realidad en nuestras caras; “¡Dios, nos vamos a Tiraspol!” pensé. Estuvimos unos minutos en silencio; yo sentí una inquietud abstracta, llamadle miedo si queréis, me pareció que habíamos comprado un billete de autobús hacia el infierno. Y sin embargo al mismo tiempo lo que más temía era que regresara el chófer y nos dijera que no podíamos salir.

Y regresó, el chofer, y nos devolvió los 63 lei que habíamos pagado, señalándonos un despacho alternativo en el que podíamos comprar billetes para el siguiente autobús, que salía 20 minutos más tarde. Una pelirroja que estaba por allí y parecía gozar de una extraña autoridad sobre la gente de la estación de autobuses nos asesoró en el proceso (descubriríamos más tarde que la pelirroja era la encargada del autobús). Volví a decir eso de “trei bilete pentru Tiraspol” y me sentí egoísta por, reincidiendo, no haber permitido a Sergio o Adrián pronunciar esta vez la inconcebible frase.

 

 

Transnistria a cambio de 3 €, esta vez sí

Tomamos asiento al fondo del autobús y taciturnos esperamos a que se llenara. Minutos antes de partir, Adrián recordó ciertos rumores acerca de la utilidad del tabaco como medio para ganarse el favor de los presuntamente corrompibles guardias de frontera transnistrios, y en una acción relámpago bajó del autobús y se precipitó sobre el kiosko de la estación, donde compró tres cajetillas de tabaco, una por viajero. Al distribuirlas, de vuelta en el autobús, el propio Adrián se dio cuenta de que había comprado cigarrillos finos, de mujer. De dudosa idoneidad para agasajar a rudos soldados soviéticos.

(…segunda parte)

Escuchando: “Walk on the wild side – Lou Reed”.
Santoral: Cayetano.
Efemérides:
1711 – Se celebra la primera carrera de caballos en Ascot.
1815 – Napoleón Bonaparte es desterrado a la isla de Santa Elena.
1819 – Con la Batalla de Boyacá se sella la independencia de Colombia ante España.
1858 – Ottawa es elegida como la capital de Canadá por la Reina Victoria.
1919 – El Congreso aprueba el dictamen referente al ingreso de España en la Sociedad de Naciones.
1960 – Costa de Marfil se independiza de Francia.
1984 – Iraq reanuda el ataque contra Irán con mísiles a los barcos petroleros que navegan por el golfo Pérsico.
1990 – Tras la invasión de Kuwait por Iraq, Turquía cierra el oleoducto que transportaba petróleo iraquí al Mediterráneo.
1994 – X Conferencia Internacional sobre el SIDA en Yokohama (Japón), enfermedad que afectaba ya a 36,1 millones de personas en todo el mundo.
1996 – Mueren 87 personas y 183 resultan heridas como consecuencia de una riada provocada por una tormenta que arrasó un camping llamado “Las nieves”, cerca de Biescas (Huesca).
1998 – Mueren 258 personas y 5.000 resultan heridas en dos atentados perpetrados por el Frente Islámico del saudí Osama Ben Laden contra las Embajadas de EE.UU. en Nairobi y Dar Es Salam.

6 comments

1 Lasparceta { 08.08.06 at 8:10 }

mmmmm, que buena pinta tiene esto…
fumas… nenaza??

Respuesta

2 Odisea en Transnistria (segunda parte…) « Blogueo, luego existo { 01.08.08 at 15:25 }

[...] Agosto 8, 2006 in Viajes (volver a la primera parte) [...]

3 Lugares que no existen - Transnistria « Fronteras { 01.09.08 at 2:36 }

[...] de primera mano y en español lo podemos encontrar en el blog de Banyuken, en cuatro partes (1, 2, 3 y 4). El relato nos presenta un lugar habitable, pero corrupto hasta la médula, pobre y [...]

4 Transnistria (Moldavia): un museo soviético viviente Viajes y turismo { 03.06.09 at 8:09 }

[...] | Wikimedia, Guttorm Flatabø Más información | Odisea en Transnistria, Lugares que no existen: [...]

5 Odisea en Transnistria (segunda parte…) — Blogueo, luego existo { 06.13.12 at 17:59 }

[...] (volver a la primera parte) [...]

6 jordi (milviatges) { 03.23.14 at 8:27 }

Tu blog nos ha recordado nuestra escapada a Tiraspol desde Transnistria, incluyendo un intento de extorsión no consumado a la salida.
Nos a gustado recordalo. Saludos!
http://milviatges.com/es/etiqueta/transnistria

Respuesta

Leave a Comment